Blog

batalla

« Volver

Tomar decisiones estratégicas correctas

18 Agosto 2015 - XV Ediciones

En una entrada anterior hablaba de mini-batallas, esas acciones-enfrentamientos a veces individuales o a veces colectivas, en las que podríamos diseccionar el juego. Se me ocurre preguntarme si son todas las mini-batallas igual de determinantes, evidentemente la respuesta es no. Por lo tanto, si el partido está compuesto de muchas batallas, ¿cómo tomar decisiones estratégicas correctas para afrontar con garantías cada una de ellas?

Contacto
Cada equipo es diferente y cada uno intentará rentabilizar su juego según sus efectivos. Pero, si pudiéramos clasificar las acciones de nuestro equipo según la influencia que tienen en los partidos, tendríamos unas referencias para tomar decisiones ante cada situación ya que si, en teoría, unas afectan (en términos de efectividad) en mayor medida sobre el juego que otras podríamos ajustar nuestro propio sistema para ser más efectivos.

Si consideramos factores ajenos al equipo pero propios del partido; la situación en el campo, el tiempo de juego, la distribución de jugadores, el equilibrio de fuerzas, etc, etc. veremos que, no tiene las mismas consecuencias, por ejemplo, robar una melé en nuestra propia zona de 22 que en el centro del campo o atacar un espacio por el centro de la defensa que por un lateral o sufrir la presión del equipo contrario a 10 metros de nuestra zona de marca que a 40 metros o atacar zonas del campo con mayor que con menor concentración de jugadores.

Es necesario que los jugadores sean capaces de manejar los partidos, de observar y analizar, y rápidamente decidir cual es la mejor opción para encarar cada batalla reducida; en cada zona del campo, en cada momento del partido, según la dinámica y/o ritmo que va llevando el juego en las últimas acciones, etc, etc, etc.

Por lo tanto, afrontar cada situación puede resultar un éxito o un suicidio dependiendo de la de lectura previa de las variables y de las decisiones que se tomen en consecuencia.

batalla estrategia
 

Quince batallas hacen una batalla

11 Agosto 2015 - XV Ediciones

Hace tiempo escuché a alguien decir que si cada jugador en el campo hace bien su trabajo y le gana la batalla particular a su oponente directo, la suma de esas victorias individuales daría como resultado ganar el partido. Esto es, de alguna manera, una definición de trabajo en equipo; quince batallas hacen una batalla.

Contacto
La lucha individual entre los primeras líneas durante las fases de melé, entre saltadores en los saques de lateral, de los centros frente a frente; son algunos ejemplos de enfrentamientos directos que se dan en el campo en forma de batallas individuales.

También lo es, cada situación de juego en la que se enfrentan 2 jugadores contrarios; placajes, carrera-evasión, duelos patada-recepción, presión a los pateadores, etc. O de pequeños grupos que, o bien atacando con continuidad avanzan con el balón, o que en acciones defensivas recuperan la posesión del balón; situaciones técnico-tácticas también son pequeñas batallas.

Pero no sólo las físicas, también las psicológicas cuentan; una buena acción es una inyección de energía para unos que por otro lado puede minar psicológicamente a los contrarios. Marcar y despegarse o marcar para acercarse en el marcador, ganar metros con una jugada ensayada, avanzar defendiendo, son algunos ejemplos más.

En definitiva, mini-guerras dentro de una gran batalla. Por lo tanto, estimulemos a nuestros jugadores para que ganen cada batalla, individual o colectiva, y que sean conscientes de que cada acción tiene una influencia directa sobre el juego general. Que la suma de todas las acciones nos haga ganar el partido.

batalla